INTRO
02_Zarauz 1967.jpg

De izquierda a derecha

Juan Ignacio Aguirrezabala, Chirri

Alfonso Biescas Vignau, Nito

Serafín Sañudo

Juan Sañudo

En aquella juventud, el ambiente de compañerismo y amistad que rodeó aquél mundo de olas vírgenes, el descubrimiento de un espacio hasta entonces ignorado, la libertad que supuso la entrega al mar, a la naturaleza, creó el éxtasis del amanecer de lo que hasta entonces nadie habí­a imaginado.

Un amplio y complejo conjunto de sensaciones, sentimientos, motivaciones, formas y actitudes fueron desarrollando una subcultura que hoy permanece y que motiva a cientos de jóvenes y que ha llegado a ser un signo de identidad del lugar.

Un movimiento que empezó de la nada y que ante la sorpresa e incredulidad de la sociedad de la época, fue creando un mundo que llegó a cambiar a los protagonistas primero y a la sociedad después.

Es esta una web de recuerdos de cuando el surf empezó en Zarauz. Un tiempo muy diferente al de hoy. Unos años que deberí­amos analizar para comprender lo que supuso en aquel momento el ponerse de pie sobre una tabla en una ola.

Conocer el pasado para comprender el presente, es la máxima que me ha motivado a escribir éstas líneas. Líneas en el que he empleado muchas horas durante muchos años, primero archivando lo que en un tiempo no tení­a importancia y el polvo ha convertido en interesante, ordenando recuerdos y documentos después, para finalmente tratar de escribir aquello que vivimos en un momento único.

Acompañan a estas notas los documentos y fotos que ayudan a comprender el instante, el quiebro que la historia dio para abrirnos las puertas a un mundo desconocido hasta entonces.

Comienzan los capítulos de esta historia con la fundación de la villa y su posterior evolución al turismo elegante de principios del siglo XX, para llegar a los años 60 del pasado siglo, con la democratización del veraneo de las clases medias y la llegada del surf a Zarauz.

Termina la web diez años después del primer origen, cuando el movimiento deportivo, cultural y social del surf está¡ consolidado y avanza hacia el futuro, desarrollándose con fuerza.

Forman estas hojas un libro de recuerdos, un libro que habla del pasado para tratar de hacerlo comprender a las gentes de hoy, lo que significó la aparición de las tablas en la orilla cuando nadie veí­a las olas.