I TROFEO ENRIQUE JOSÉ BIESCAS VIGNAU
1969

Viviendo la ilusión del surf en las horas más tristes, creaba sueños que a veces terminaban en proyectos. Los más sencillos eran dibujos, carteles, diseños gráficos. Otros se referían a la promoción del deporte, ejercicios tales como el desarrollo de la federación que queríamos montar y de la cual se habla en el apartado correspondiente. Trato de separar cada tema para que sea más fácil de encontrar y menos pesado leer estas memorias.

Creo que el plan más interesante que desarrollé en aquél año de 1969 fue concebir un campeonato. Al igual que no puedo recordar cómo empecé a pensar en el surf, tampoco puedo reconstruir el proceso que me llevó a crear un Trofeo, pero que poco a poco, durante muchos meses, fui perfilando hasta que se pudo celebrar. Aquí, en estas líneas que siguen, rememoro todo lo que puedo recordar y adjunto los documentos que conservo. Confío que unos y otros den una idea de su creación y de la ilusión que en este proyecto puse.

Una vez que concebí la idea, que debo decirlo, era la parte más fácil del proyecto, me puse a desarrollarlo. Sin tener ni idea de nada, deduje que era necesario realizar una serie de pasos para prepararlo, celebrarlo. Era lo que podríamos llamar los procedimientos según la nomenclatura de aviación, es decir, los pasos a cumplir para hacerlo bien.

Papel de calco

amarillo

Cartel del I EBU

Original en vegetal

Copia coloreada con rotuladores

Versión digital

01.Papel calcoR.jpg

Lo primero era preparar un escrito para entregar en mano, mandar por correo o enviar a través de otros, invitando a surfistas de otras localidades al campeonato. Desde el primer momento tuve muy claro que cuanto más espacio geográfico abarcara el área de los invitados, mejor sería, más repercusión tendría. 

Cogí la ya entonces vieja máquina de escribir que corría por casa desde hacía muchos años y preparé el texto de invitación, explicando en primer lugar que era un trofeo en recuerdo y homenaje a mi hermano Enrique, fallecido hacía 12 años siendo todavía un niño. De alguna manera, todo el proyecto era además un abrazo de cariño a mis padres, pues no creo que haya nada peor en la vida que perder a un hijo. De hecho no existe en ningún idioma palabra que defina esta tragedia, habiéndolas para la pérdida de los padres y cónyuge. El texto lo escribí al viejo modo, con la única técnica que conocía para poder reproducirla, es decir, en papel vegetal que podía multiplicar mediante una copiadora de planos. Pero para ello era necesario utilizar papel de calco amarillo, de forma que el original quedaba escrito en dicho color sobre el vegetal.

Una vez redactado en un borrador, lo pasé a limpio, mecanografiando el texto letra a letra, pues nunca he dominado esa técnica de escritura, y menos en aquella época. Cuando terminé, corregí los errores y lo llevé a una copistería a que hicieran 25 copias, número que consideré suficiente para los pocos surfistas que en aquél tiempo éramos. Cuando las recogí, las guardé en el cajón que había reservado para todo lo del campeonato y pasé al siguiente capítulo.

No sabía como organizar a los participantes en cada manga. Pensé que una vez que todos se hubieran inscrito y haciendo cabezas de serie en donde supieramos que había alguno mejor, podíamos hacer mangas de seis. Hasta ahí, complejo pero factible.

Pero había que buscar alguna forma para identificarlos. En un Surfer Magazine había visto que en una competición, los surfistas llevaban camisetas con números. Pensé que era buena idea, Compré diez camisetas, creo recordar, previendo que alguna se podía perder o romper. Y para los números busqué un rollo de Airon Fix en color negro. El siguiente paso era dibujar los números, recortarlos y pegarlos en las camisetas. La verdad es que me salieron bastante bien usando formas muy cuadradas que dibujé del revés con reglas y cartabones por la parte del soporte. Una vez listos, los pegué en las prendas con el adherente que el material llevaba. Posteriormente los planché sobre las prendas para reforzar la unión. Con ello, resuelto el material, las doblé y guardé en el cajón del que antes hablaba.

Con estos preparativos tenía el campeonato preparado. Faltaba el trofeo. Busqué una tienda de deportes, que en aquella época no había muchas. Cuando pregunté por copas sacaron un catálogo en el que teniendo el cuenta el costo, elegí el trofeo.

02.TrofeoR.jpg

Recuerdo perfectamente lo que costó, 7000 pesetas (42.17€) lo que era exactamente el total de todos mis ahorros. Guardaba monedas de 100 pesetas de Franco y tenía en aquél momento 70. Este presupuesto es casi cómico en nuestros días, pero en aquél momento, hace más de cincuenta años, era una verdadera fortuna para mí. Era todo mi capital, todo. pero me pareció bien empleado, por ser un recuerdo a mi hermano y porque era para el surf.

03A.MonedaR.jpg
03R.MonedaR.jpg

Si aplicamos el aumento del IPC en todos estos años, según un cálculo del Instituto Nacional de Estadística, el valor actual del trofeo sería de 1191,30€ (197.756.21 pesetas) habiendo costado 42.17€, tal como he comentado en el párrafo anterior. A nivel anecdótico, si hiciéramos un cálculo sobre el valor numismático de aquellas 70 monedas, tendríamos un resultado que variaría entre 700 y 3500€. Estos curiosos cálculos nos pueden acercar a la comprensión del valor que tuvo en su momento y lo que pudo significar para la economía de un universitario que trabajaba como aprendiz.

En resumen, tenía lista una presentación, las camisetas para los participantes y el trofeo. Solo quedaba por hacer un cartel para poner copias en diferentes puntos y que el público se enterase. Y a ello me puse. De nuevo con papel vegetal, plantillas tipográficas, muy de arquitectura la verdad sea dicha, rotrings e ilusión, hice un muy humilde cartel.

4A.Cartel vegetalR.jpg
4B.B.CartelR.jpg
4C.Cartel1969.01.Limpio color Negro Negr

Trofeo 

I EBU

Foto Arteche

Anverso y reverso de las

monedas de 100 pesetas

Llegué a Zarauz a finales de julio. El curso universitario se extendió casi hasta agosto. Recuerdo que vi el el primer paseo lunar de Armstrong mientras aquella memorable noche preparaba el examen de Construcción. Ya en la playa comenté a todos mi proyecto y como tenía ya todo prácticamente organizado. He de agradecer que todos me animaron a llevarlo a cabo. Del texto de presentación e invitación que había preparado en la tranquilidad de las horas de invierno, le pasé a Juan Ignacio Aguirrezabala varias copias. Él tenía tenía contactos en Ereaga y Sopelana e iba y venía continuamente desde Zarauz a Bilbao, por lo que quizás tenía la posibilidad de distribuirlas entre sus conocidos. Tras ello, después de esta última gestión, solo quedaba esperar y desear que hubiera quienes se interesaran y se acercaran a Zarauz para poder celebrar el Campeonato.

Contacté con el semanario Blanco y Negro, que por aquellas fechas era una revista semanal de amplia distribución. Reaccionaron positivamente, enviarían a alguien a cubrir el evento. Y así fue, a primera hora se presentó el corresponsal, cargado de cámaras. Creo que no hablé con nadie más de la prensa, aunque el conocer a Marisol Álvarez, hermana de Carlos, quien llegaría a ser amigo y surfista, que estaba colaborando en Unidad, teníamos un buen apoyo. El resto había que confiarlo a la providencia y a la indirecta ayuda de Gar, que informaba a los medios y enviaba fotos de todo lo que por la villa sucedía.

Aunque han pasado muchos años y he pensado mucho en ello, no acabo de comprender y sigue sorprendéindome cómo y porqué la prensa se interesó tanto por un pequeño trofeo de un deporte minoritario celebrado en un pueblo de veraneo. Me sorprende que ya antes de celebrarse el campeonato, pequeñas notas de prensa lo presentaban. Hay que recordar que éramos muy pocos los que cogíamos olas.

06A.Prensa 690810.jpg

Entre nosotros no había grandes campeones aunque algunos lo hicieran bien, Es cuando, teniendo en cuenta las diferentes valoraciones, haces cuentas y hay algo que no encaja. ¿Porqué tanto interés por algo tan poco importante?

Una explicación podía ser que al no haber nada memorable que contar, el campeonato se convirtiera en una serpiente de verano que cubría huecos en los medios, en la prensa escrita. Es una buena explicación aunque hay otras que me gustan más.

Prefiero pensar que éramos nosotros los que le dábamos al encuentro la luz y la fuerza que hicieron que fuera algo más que un evento de unos jóvenes que trataban de pasárselo bien, Probablemente estábamos escribiendo las primeras lineas del libro del cambio y ello fue lo que arrastró al resto, a los medios y a la sociedad hacia un futuro, hacia un tiempo y unas formas que eran nuevas y parecía que mejores y felices.

06B.Prensa 690810.jpg

10 de agosto de 1969

Sin datos

10 de agosto de 1969

Sin datos

Primeros momentos

00.ReuniónR.jpg
01.ReuniónR.jpg

El campeonato empieza

El campeonato estaba fijado para el día diez de agosto, domingo. El sábado por la tarde comenzaron a llegar participantes. Los había de San Sebastani, Baquio, Sopelana, Santander y claro, de Zarauz, quienes dieron un ambiente especial a las terrazas.

Llegó el día señalado y la playa, frente al Gran Hotel, fue animándose entre público que comenzó a acercarse muy de mañana, los surfistas y los organizadores. Y digo aquí organizadores en plural porque fueron muchos los que me ayudaron. Pedro Martinez de Albornoz, Chiqui Illarramendi, Juan Ignacio Aguirrezabala, Andoni Eizmendi, Jesús Fiochi y muchos otros que se prestaron a apuntar a los que se querían inscribir, repartir las mangas, dar camisetas, hacer de jueces, controlar a participantes y público. A veces pienso en que no sé como salió bien, porque eran muchas cosas y éramos unos perfectos neófitos. Creo que la ilusión de todos hizo que aquello funcionara entre los errores que íbamos cometiendo.

Primera manga

02.Primera MangaR.jpg
03.Primera mangaR.jpg

José Carlos Goyeneche

Juan Gilibert

Jose Luis Elejoste
Antonio Vitórica
Pedro Rodriguez Parets

El primero apareció en la primera manga. Los números de aironfix que había pegado a las camisetas se despegaron cuando la prenda se humedeció, llegando un momento en el que en dicha serie los jueces tenían que puntuar reconociendo a quien cogía la ola. El problema se resolvió en la segunda manga cuando entre todos conseguimos cinco camisetas de diferentes colores. 

Al Campeonato se apuntaron treinta y cinco (35) participantes de once (11) clubs que se repartieron en seis (06) mangas. Cinco (05) de ellas fueron de seis (06) participantes y la última de solo cinco (05) De ellas se clasificaron diez (10) surfistas llegando a la final seis (06) tal como se puede ver en la documentación adjunta.

Torre de jueces

05A.FotosR.jpg
05.AB.Fotos PeliR.jpg
05C.PeliR.jpg

Pedro Martinez de Albornoz

Jesús Fiochi

Alfonso Nito Biescas

En dichas hojas se puede observar como participaron verdaderas leyendas del surf en el país. Gentes como Javier Arteche, Carlos Beraza, Zalo Campa, Raúl Dourdil, Jose Luis Elejoste (+), Chema Elexpuru, José Manuel Mecolai, Juan Bosco de la Mora y Juan Urcelay. Además de otros presentes como Jesús Fiochi y Manel Merodio.

Final

05B.FotosR.jpg
05C.FotosR.jpg

Jose Manuel Mecolai

Juan Gilibert

Gonzalo Campa

Juan Bosco de la Mora

Raúl Dourdin

Nito Biescas

Javier Arteche

A lo largo de la mañana fueron sucediendo hechos, anécdotas a recordar, inolvidables. Empezamos con las discusiones con algunos clubs por el descontrol con el que se empezó el campeonato y la ignorancia que sobre el asunto poseíamos quienes lo organizábamos, que razón tenían. Siguió con la apoteosis de los números que se despegaban de las camisetas. A media mañana se rompió, se partió por la mitad, una de las torres de vigilancia a la que estábamos subidos los jueces y organización. No pasó nada, tuvimos mucha suerte porque podía haber pasado de todo. Parece mentira que con todo ello, el evento fuera avanzando y terminar siendo un éxito que se ha recordado a lo largo de los años. Creo que nos salvó la ilusión y la fe que pusimos en ello, el empeño. Y de todos aquellos errores, de las correcciones de quienes nos hicieron ver, aprendimos. Éramos jóvenes e inexpertos, inocentes. Con la enseñanza y el reconocimiento creo que mejoramos en los años que habían de venir. Y sobre todo, crecimos como surfers pero especialmente como personas.

Juan Bosco de le Mora

05K.MurphyR.jpg
05J.JaviR.jpg

Javier Arteche

He de destacar que los antiguos guardaplayas estuvieron con la zodíac, vigilando el desarrollo de la prueba, para ayudar si aparecía algún problema. Otra ayuda espontánea que se nos ofreció sin que yo sepa, se solicitara al Ayuntamiento o Comandancia de marina que, si no recuerdo mal, eran quienes por aquellos años gestionaban la playa.

Carpeta I EBU '69

07.Carpeta EBVR.jpg
06C.Resúmenes.jpg

Hoja de participantes

No he conservado las hojas de jueces. Creo recordar que eran folios que cada uno subdividió lo mejor que pudo y apuntó sus puntuaciones. Nada especial. Aunque ahora tendrían todo el encanto de piezas originales de hace muchos años y la belleza de algo hecho de forma natural y honesta, auténtica. Sí recuerdo haber preparado unas pequeñas tablas con clip para poder apuntar con cierta comodidad, algo a parecido a un  piernógrafo. 

Mangas

06B.Resúmenes
06C.Resúmenes.jpg

Mangas,

semifinales

y final

Si he conservado estos documentos es porque cuando todo terminó los guardé con verdadero cariño. Metí toda la información en una carpeta que había hecho con tal fin, a la que le añadí los recortes de prensa que pude encontrar con las pocas fotos que Gar hizo y merecían la pena. Allí han permanecido hasta que decidí escribir esta memoria y publicarla en una web ya que hacer un libro con todo el material era una empresa compleja y difícil que nadie parece que estaba dispuesto a financiar.

Chiqui Illarramendi

Desconocida

Ángel Biescas

08B.Hawaiana.jpg
08A.Hawaiana.jpg

Entre otros:
Jesús Goyeneche

Ángel Biescas

Elisabet Essery
Chiqui Illarramendi
Paloma Moreno Luque
Alfonso Vitórica

Una vez terminado el campeonato, procedimos a recoger todo e irnos a comer. No hubo mucho tiempo para el descanso, porque por la tarde teníamos que preparar todo para la Fiesta hawaiana que se había organizado para entregar el Trofeo, celebrar el éxito y pasarlo bien mientras recaudábamos con las bebidas para comprar nuevas tablas.

Fue una noche memorable, todos se apuntaron con el pareo al que las chicas añadieron con un top. Conseguimos cortezas de coco que usamos como vasos y unas pajitas de bebida increíblemente largas. La combinación era divertida y atractiva y colaboró en el histórico éxito de la fiesta. Creo que es la fiesta más alegre a la que he asistido.

Entre otros:

Jesús Goyeneche
M.E.Sañudo

Juan Villar

Carlos Goyeneche

Ángel Biescas

Pedro Martínez de Albornoz

Juan Miguel Amunchástegui

Luis Beraza

Andoni Eizmendi

Nito Biescas

Elisabet Essery

08C.Hawaiana.jpg
08D.Hawaiana.jpg

[EN CONSTRUCCIÓN]

Entre otros:

Pedro Martínez de Albornoz

Bernardette, mujer de P.M A.

Nito Biescas

Elisabet Essery

Chiqui Illarramendi

Paloma Moreno Luque

Creo que no exagero si escribo aquí que la Fiesta hawaiana hizo historia. Otro éxito rotundo y además divertido. En ella, cuando todos estábamos aún serenos, se hizo entrega del único trofeo al ganador, Javier Arteche. La celebración duró hasta las tantas de la noche y creo que todos los que allí estuvieron guardan un recuerdo imborrable. La idea era hacer una fiesta para entregar el trofeo y conseguir dinero para poder comprar más tablas de surf. Una vez entregada la copa y conseguido la caja necesaria para poder ir a Biarritz a por nuevo material, se dejó barra libre. Creo que estuvo presente toda la gente joven veraneante y probablemente algún mayor. Una noche inolvidable que cerró un día en el que se concentraron muchos sentimientos, ilusiones. En donde la sociedad se hizo cómplice del deporte, la modernidad y la diversión.

PRENSA
BENEFICIOS PROFESIONALES/CARMONA

09A.19690812.Unidad.PrensaPost.jpg

Unidad

Artículo de Marisol Álvarez

12 de agosto de 1969

Como decía antes, la prensa publicó varios artículos sobre el campeonato que aquí cuelgo. No sé si hubo más o están aquí todas las que se escribieron. Insisto en que me sorprendió el eco que recibió el trofeo entre los medios. Actualmente, viendo aquellos días con la perspectiva que dan el paso de los años y la experiencia de una vida, he de aceptar que lo que empezó como un pequeño homenaje a mi hermano se convirtió en un. punto de inflexión en el desarrollo del surf en nuestra costa.

La Voz de España

12 de agosto de 1969

09B19690812.La Voz de España.PrensaPost.
09C.Diario Vasco.19690812.jpg

Diario Vasco

12 de agosto de 1969

09D.19690816.ABC.PrensaPost.jpg

Sin datos

Agosto de 1969

El Correo españo

28 de agosto de 1969

09E.1969.El Correo Español.PrensaPost.jp
09F.1969.0830A.EBU I.B&N.PrensaPost.jpg

Blanco y Negro

Portada

30 de agosto de 1969

Blanco y Negro

30 de agosto de 1969

09G.1969.0830B.EBU I.B&N.PrensaPost.jpg
09H.1969.0830C.EBU I.B&N.prensaPost.jpg

Unidad

08 de septiembre de 1969

9H.19690908..Unidad.jpg

Este es el resumen de unos días muy intensos en mi vida, que de alguna manera me marcaron. El campeonato fue un éxito que se prolongó durante unos años importantes en el crecimiento del surf y que personalmente me afectó en muchos niveles. Creo que paralelo al desarrollo que pudo marcar el certamen, hizo que muchos de los presentes en aquél momento, viviéramos tiempos posteriores que en cierta manera aquellos días condicionaron. Se de surfistas que ahora son leyenda, que en su momento me comentaron que aquel evento les había ayudado mucho en su desarrollo personal. Y si no digo nombres es porque son las confesiones intimas de gentes de bien. En mi caso, todo ello me ayudó en el desarrollo como persona e incluso me ayudó profesionalmente. Recuerdo que años después, cuando me ofrecieron un trabajo en un importante estudio de arquitectura, me comentaron que esperaban que desarrollara el proyecto al que se me había destinado, con la misma fuerza e ilusión con la que había vivido el campeonato y el surf y que con ello lo llevara a las más altas cotas de profesionalidad.

Desde aquí, en este resumen de lo que en la playa sucedió, desde los recuerdos de unos días especiales e importantes para todos nosotros, pasados muchos años, repito mi agradecimiento a todos aquellos que allí estuvieron y que de una u otra forma hicieron posible que todo sucediera y aportara a nuestras vidas y al deporte el desarrollo que necesitábamos. Gracias.